Carolina RondonLaw Clerk

Carolina nació y se crió en Bucaramanga, Colombia, y ha vivido en los Estados Unidos durante aproximadamente dos años. Recibió su título de abogada de la Universidad Santo Tomás, Bucaramanga en 2016. Antes de ser admitida para ejercer leyes en Colombia, Carolina trabajó como Secretaria de Justicia en el Departamento de Vivienda y Desarrollo Comunitario de su ciudad durante dos años, y como asistente legal para FRUEXCOL, una empresa exportadora de frutas exóticas. Durante sus estudios de derecho, Carolina fue estudiante de intercambio en la Universidad Marista de Mérida, México, donde tuvo la oportunidad de aprender sobre la ley mexicana y tener una experiencia de vida significativa con estudiantes de todo el mundo. Pronto Carolina encontró su pasión en el derecho internacional que la hizo mudarse a los Estados Unidos para estudiar inglés como segunda lengua en la Universidad de California, Sacramento. Después de cuatro meses de intensos estudios de inglés, Carolina fue admitida en la Escuela de Leyes McGeorge, Sacramento, para el programa de Prácticas Comerciales Transnacionales, una Maestría en Derecho (LLM). Aunque su programa tenía un enfoque internacional, Carolina tomó clases de derecho de inmigración, y rápidamente descubrió otra pasión: le apasiona trabajar para mejorar la vida de los inmigrantes. Carolina se ofreció de voluntaria varias veces con Sacramento Food Bank y la clínica de inmigración de McGeorge School of Law asesorando a inmigrantes en sus solicitudes de Naturalización y DACA. Emocionada por la adquisición de más conocimiento y experiencia en la ley de inmigración, Carolina se mudó a Las Vegas después de graduarse de LLM. Actualmente, trabaja como Secretaria de Leyes. Hoy en día, Carolina también está buscando su licencia de abogada para ejercer la abogacía en los Estados Unidos. En su tiempo libre, Carolina le gusta viajar, correr, bailar y pasar tiempo al aire libre.

¿Por qué trabajas en nombre de los inmigrantes?

“Me encanta que nosotros, como inmigrantes, somos una gran familia. Al ser un inmigrante, me encanta usar mis habilidades y conocimientos para ayudar a los inmigrantes con su estatus legal de la misma manera que muchos inmigrantes amigos me han ayudado a lo largo de mi viaje en los Estados Unidos. Hoy tengo la bendición de encontrar en mi trabajo una oportunidad de servir a la comunidad de inmigrantes, y me inspira ver cómo los inmigrantes cambian positivamente las vidas de otros con sus propias habilidades o capacidades”.